El Café de La Casa Tomada

Un rincón gris de La Casa Tomada (LCT), poco a poco se fue llenando de vida, de verde, de plantas, de móviles y piezas de arte. Muebles que habían vivido muchos años en otro espacio cultural fueron recuperados y tranformados para que los habitantes y visitantes de La Casa tuvieran un lugar amable para sentirse bien.

Con una propuesta de comida casera salvadoreña, pero con un toque gourmet, y a precios insuperables, El Café abre de lunes a sábado desde las 7:30 de la mañana, para desayunar; ofrece dos platos del día -uno para quienes comen carne y uno vegetariano- y un menú a la carta para almorzar, y una variedad de postres y antojitos por la tarde, hasta las 9:00pm. Cuando en LCT hay conciertos, teatro o cualquier otro evento, El Café los acompaña abriendo hasta la medianoche.

Así, es el espacio de La Casa que permanece siempre abierto y disponible para el público externo y que funciona como espacio de conexión y trabajo en común para los colectivos que desarrollan su actividad en ella.
Como parte de su propuesta de recuperación y reutilización, El Café tiene el proyecto de intercambio de libros y el taller de costura de Trans For Meishon, en el cual se confeccionan piezas de recuperación de tejidos. Paty Flores también da el servicio de todo tipo de arreglos de costura.

Con forma de luna, La Casa Tomada tiene un corazón que recibe a los visitantes y que eventualmente propone espectáculos de pequeño formato, conciertos acústicos, recitales de poesía y encuentros.